Tras el ‘aperitivo’ de las fiestas en honor de San Antonio de Padua, Collado Villalba se prepara para disfrutar de sus días patronales en honor de Santiago Apóstol. Una fiesta grande que no sería nada sin sus peñas y asociaciones, ellas son el alma de estos días, poniendo todo su corazón y empeño en que cada año salgan mejor, haya una mayor participación y acudan más visitantes a disfrutar de unos días grandes en Collado Villalba. Anímense si aún no las han visitado, les gustarán.

Tras un mes de junio atípico en Collado Villalba y en el resto de municipios del país con la constitución de los ayuntamientos tras las elecciones municipales del 26 de junio, la localidad se prepara para celebrar sus días grandes en torno a la festividad de Santiago Apóstol, las fiestas patronales de Villalba que se prolongarán durante la última semana de julio con el día 25 como el día grande en honor a nuestro patrón.

Pasacalles, festejos taurinos, conciertos con artistas de primer orden, procesiones, verbenas y un sinfín de actividades más aseguran el descanso y disfrute de los miles de vecinos que esperan estas fiestas como agua de mayo, igual que los visitantes de los pueblos de la sierra y de otros municipios que ya son fieles a la cita festera de otros años. Y ello en parte es debido a la existencia de las asociaciones y peñas de Collado Villalba que se implican mucho en la programación y dan más del 100% en que todo sea a gusto de todos y los actos cuenten con la mayor participación.

Ya estamos contando las horas para que arranquen las fiestas más esperadas por muchos villalbinos, las fiestas de Santiago Apóstol. Pero… ¿Qué sería de estas fiestas y del resto de festividades villalbinas sin la importante y necesaria presencia de las peñas?

¡Sí, sí, sí, las fiestas ya están aquí! Es hora de echarse a la calle a disfrutar de la multitud de eventos y actividades que nos esperan estos días. Y, por supuesto, con el protagonismo de las distintas peñas del pueblo, que ofrecen una completa programación que se une a la oficial.

Como todos los años, las fiestas de Santiago darán comienzo con nuestro tradicional chupinazo en la Plaza de la Estación. Previamente, se concentrarán las peñas en el parque de las Bombas, animando a los vecinos a asistir a este inicio de los festejos. A cada una de ellas con sus colores tradicionales, se suman cientos de jóvenes que por grupos integran diferentes colectivos y se juntan en la plaza para bailar, saltar y, en definitiva, divertirse.

Cada año, en cada fiesta, podemos comprobar cómo diferentes peñas villalbinas se reúnen para reivindicar la esencia de las fiestas patronales. Y es que, ellas son la base de todo el entramado festivo que vive Villalba en numerosas ocasiones.

Y así llevan años y años amenizando y organizando nuestras fiestas peñas muy conocidas como Peña Campera, Peña Los Pirin, Peña El Paraíso o Peña de San José Obrero. Contribuyendo a que socios, peñistas y vecinos en general disfruten de estas merecidas jornadas festivas.

Las peñas de Villalba.- Y, es que, no eres de Villalba si no conoces a sus más famosas peñas…

La Peña Campera es la más antigua de todas, se fundó en diciembre de 1971 por unos 25 amigos de las dos peñas que existían entonces en Villalba (“Bar Fani” y “Bodega Valdepeñas”). Se reunían todos los fines de semana e invitaban a todo el pueblo a bocadillos.

A día de hoy, el número de miembros ha crecido considerablemente. Cada uno de ellos paga su cuota anual para financiar la multitud de actividades que se llevan a cabo en la Peña Campera. Desde barbacoas y fiestas hasta concursos, conciertos, capeas y multitud de eventos variados.

Su local se encuentra en la calle Asturias número 15, y como en años anteriores, ellos empiezan las fiestas un día antes con su ya mítico pre-pregón con barbacoa para los socios.

Unos años después de la fundación de la Peña Campera, nace la Peña El Paraíso, concretamente en mayo de 1978, para colaborar con el ayuntamiento en la organización de fiestas patronales, carnavales y en la cabalgata de reyes.

En aquel entonces contaban con 30 o 40 peñistas que pagaban una cuota de 50 pesetas. En el año 1979 ya sumaban 100 peñistas colaborando en los pasacalles y demás actividades de las fiestas.
A día de hoy “somos más de 600 socios entre adultos e infantiles. Una peña diferente que ha levantado pasiones y provocado una manera de vivir diferente a cualquier otra conocida anteriormente.”

Al igual que el resto de peñas, en la Peña El Paraíso se llevan a cabo multitud de actividades para todos los miembros, así como capeas o eventos solidarios.

Su local, que muchos conocerán, está en pleno centro de Villalba. En él se llevan a cabo la mayoría de sus actividades.

También al lector le sonará la Peña San José Obrero.Su Centro Social fue fundado en noviembre de 1981 en el barrio de El Gorronal y actualmente cuenta con 200 socios. Ellos son los encargados de la organización de las primeras fiestas del año, las de San José Obrero en El Gorronal, para que todos los vecinos pasen el fin de semana más divertido para este emblemático barrio, en el que hay actividades para todos los sectores de edad.

Además de organizar las fiestas de El Gorronal, también participan en la organización de las fiestas de Santiago Apóstol, en la Cabalgata de Reyes, en la sardinada que se ofrece a la gente el día del entierro de la sardina y en las diferentes actividades organizadas por el ayuntamiento. También organizan viajes anuales en San Isidro a la plaza de las Ventas para ver una corrida de toros, y colaboran con el resto de peñas y asociaciones en distintos actos.

De las fiestas de San Antonio, los principales encargados son Los Pirin… ¿Quién no conoce la Peña Los Pirin? A día de hoy es también considerada Asociación Cultural.

A.C Los Pirin nace hace casi 20 años, con la llegada de las fiestas de San Antonio de Padua en 1997. La idea surgió cuando, un grupo de chavales del pueblo, que estaban pasando la tarde en un banco situado al lado del Kiosco de Aquilina (lo que ahora se conoce como la Plaza de El Titi) decidieron formar una peña llamada Los Pirin.

El origen de su nombre nunca ha sido revelado, son pocos los que hablan de él y ha quedado guardado como uno de los grandes misterios de la humanidad villalbina. Después de decidir el nombre necesitaron un logo, así que recurrieron a su querido amigo Marcelo “El Titi”, que fue el creador del logo y que a día de hoy conservan.

La noticia de la creación de la peña se difundió rápidamente, entre hermanos, hermanas, amigos, primos… se junto un grupo interesante de personas y la gran mayoría (por no decir todos) eran de Villalba Pueblo, hijos e hijas de hombre y mujeres nacidos en el pueblo. Sus padres, abuelos e incluso alguno de los socios actuales formaron parte de las antiguas Peña Redondera (masculina) y Peña El Enebral (femenina) así que podríamos decir que Los Pirin son sus sucesores, cuya presencia se torna cada año más imprescindible en las fiestas de San Antonio y en otros muchos festejos del pueblo.

Los Pirin recaudaban anualmente entre sus miembros 5000 de las antiguas pesetas, que utilizaban para la merienda en las tardes de toros y la cena barbacoa de la peña, la cual se realizaba en la cuadra de Manolo.

Pero los años pasaban, y los miembros iban creciendo…. Ya no tenían 14 años y la peña necesitaba un empujoncito, algo más serio… En 2007 recibieron un homenaje con motivo de su 10º aniversario y en 2010 “tuvimos el honor de dar el pregón de las fiestas”.

Menos antigua es la Peña de Collado Villalba denominada Te Importa, encargada de organizar algunas de las actividades que se celebran en las fiestas de Los Negrales como los pasacalles diurnos y nocturnos. Lo que está claro, es que las peñas villalbinas son un factor esencial en la dinamización de cualquier fiesta que se precie en nuestro pueblo, porque aportan alegría y colorido a las actividades y eventos que se llevan a cabo en Villalba.

Este mes, por fin, darán comienzo un año más con nuestro tradicional chupinazo las fiestas en honor a Santiago Apóstol, las más esperadas del año para muchos villalbinos.
¡Vivan las Peñas y vivan las fiestas de Villalba!

Un poco de historia

Santiago, patrón de España

La Biblia se refiere habitualmente al Apóstol Santiago con el nombre de Jacobo, procedente del hebreo Ya’akov, que pasó al latín como Iacobus, derivando en una gran diversidad de nombres propios en las distintas lenguas europeas al extenderse el cristianismo: Jacobo, Iago, Yago, Tiago, Diego, Santiago, Xacobe, Jaime, Jaume, Jacob, Jakob, Jacques, Giacomo y James son sólo algunas de ellas. La variante Santiago surgió como evolución de la composición Sanctus Iacobus. De acuerdo con la Biblia, Santiago era hijo de Zebedeo y Salomé, y hermano mayor del apóstol Juan. Los Evangelios se refieren a él como ‘el Mayor’, para diferenciarlo del otro Apóstol Santiago (Santiago Alfeo o Santiago ‘el Menor’). Desde el s. IX los reyes de la Reconquista reconocieron al apóstol Santiago como patrón de España, y establecieron el Voto de Santiago, que consistía en que las tierras conquistadas debían hacer todos los años una ofrenda obligatoria de bienes a la Catedral de Santiago, en agradecimiento por la intercesión del Apóstol. Las Cortes Españolas establecieron en 1646 que ese Voto fuese ofrenda de los reyes, príncipes y del arzobispo compostelano a la Iglesia del Apóstol, y así sigue haciéndose simbólicamente aún hoy, durante la misa solemne del Día de Santiago. Pocos años antes, en 1630, el papa Urbano VIII había declarado al apóstol Santiago único patrón de España, contra el parecer de algunos que querían que declarase también a santa Teresa de Jesús copatrona. La figura de Santiago jugó también un papel inspirador en la Conquista de América, durante la que se aparecía como un ‘trueno’ transfigurándose en guerrero de corcel blanco para ayudar a la victoria de los cristianos. Así se explica que el Apóstol sea el patrón de numerosas ciudades latinoamericanas fundadas bajo su advocación: En el Códice Calixtino se especifica que el Apóstol “padeció martirio el día 25 de marzo, el 25 de julio fue llevado desde Iria a Compostela y fue sepultado el 30 de diciembre”. La fiesta de Santiago Apóstol se celebra en numerosos pueblos españoles y latinoamericanos el día 25 de julio. (Texto y foto: santiagoturismo.com)

Texto: Ayer&hoy en colaboración con Carmen Sánchez Fotos: Ayuntamiento de Collado Villalba