¿Agua micelar u otros desmaquillantes?

Son muchas las preguntas que nos hacemos cuando hablamos de limpieza facial. Lavar o limpiar tu cara parece ser algo básico, pero hay días que nos saltamos este paso, por dejadez u olvido. Por ello te voy a contar qué pasaría si no lo haces…

Como tu rostro está descubierto la mayor parte del día, recibe los excesos del mundo exterior, provenientes de diferentes fuentes como los rayos UV, climas secos o húmedos, el aire acondicionado o la calefacción, el humo del cigarro y otros contaminantes. Para ayudar a proteger la piel de la contaminación ambiental, nuestro propio cuerpo genera una sustancia aceitosa llamada sebo. Este sebo es beneficioso para tu piel, pero si se queda mucho tiempo en tu rostro, puede mezclarse con el maquillaje, suciedad, sudor, etc. Todo esto puede obstruir el folículo de la piel y generar irritación, acné o un aspecto poco saludable. Por ello antes de acostarte, es imprescindible limpiarte la cara. Por las mañanas, pese a lo que muchos pensáis, también debes hacerlo, ya que durante el sueño, se produce un proceso de reparación que conlleva un drenaje de toxinas, síntesis de la elastina y el colágeno, recuperación del PH, y otras.

Para cada tipo de piel, su limpiador
Mejor utilizar un limpiador acorde con tu tipo de piel y sensibilidad. La mayoría se adaptan a los diferentes tipos de piel, grasa a mixta, normal a seca, pero si tu piel es sensible, mejor elige un limpiador suave. Si tienes acné, busca un limpiador con ingredientes específicos.
¿Qué desmaquillante elegir? ¿Qué producto debo usar? ¿Las toallitas desmaquillantes son buenas? ¿Con o sin algodón? ¿El agua micelar es suficiente?
Crema o leche limpiadora son ideales si tienes la piel normal o seca, y siempre debes aclarar con agua.
Textura gel te ayudará a arrastrar mejor la suciedad y la grasa si tienes la piel mixta o grasa y también retirar con agua.
Pastilla de jabón con PH neutro, que no contenga tintes ni aditivos que puedan ser agresivos y te ayude a retirar por completo las impurezas sin retirar los lípidos de la piel.
Las toallitas desmaquillantes, son cómodas, pero desaconsejables, ya que suelen contener alcohol y químicos que resecan e irritan tu piel. Hacen una limpieza superficial y no es suficiente para limpiar bien los poros.
Dispositivos de limpieza. Intenta elegir bien, ya que actualmente en el mercado hay muchas marcas, pero no todos muy aconsejables. Que sea efectivo y no irrite tu piel, ya que debes usarlo a diario o de lo contrario, podrías lastimar tu piel.
Agua micelar. Es un aliado a la hora de desmaquillarte, pero no suficiente en muchos casos. Intenta que no sea de base sintética, para que no tapone el poro, ya que hay muchos en el mercado y pueden confundirte a la hora de elegir. Se debe aplicar con un disco de algodón para retirar la suciedad, repitiendo hasta que el algodón salga limpio, y no necesita aclarado. Mi consejo para hoy es el nuevo NUTRICENTIALS DAY AWAY, ya que está hecho con ingredientes botánicos bioadaptativos, elimina de forma suave la suciedad, la grasa, las impurezas y el maquillaje que bloquean los poros y deja la piel limpia. Calma la piel y atrae la humedad para darte un aspecto luminoso e hidratado.
No obstruye los poros y te deja un aspecto suave, fresco y cuidado, preparada para el siguiente paso de tu rutina. Consíguelo en este enlace https://nskn.co/Ue60cy o escribe a pharmapilar@gmail.com.